Mi primera lesión


Hasta la fecha las lesiones no se habían cruzado en mi camino de corredor, pero tarde o temprano llegan.

En mitad del recorrido de la tirada larga del domingo noté una molestia en el glúteo y parte posterior del muslo a la que no dí demasiada importancia. Al acabar el entreno y enfriarse el musculo acabé cojeando y con dolor sobre todo al apoyar la pierna.

Los días siguientes me los plantee de reposo esperando que desaparecieran las molestias, pero ahí seguían, acompañandome. Tratamiento simple: calor y antinflamatorios pero el dolor no remite. Visita al fisio, caña al músculo piramidal, punción seca, estiramientos,… parece que mejoro un poco y decido probar a trotar.

Prueba negativa, apenas puedo correr un kilometro y vuelvo a casa cojeando, parece que va a costar un poquito descontracturar el piriformis este. Un musculo tan pequeñito y el mal que da.

Mañana no podré correr la Invernal de Motorland y dejo tirado a mi pareja en la maraton por equipos. A ver si a la próxima semana puedo estar recuperado para el 10K del Roscón.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lesiones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mi primera lesión

  1. Pingback: Ya soy MARATONIANO (II). El análisis del periodo de entrenamiento. | el corredor nocturno

  2. Pingback: Punto y seguido: Balance de la temporada de primavera y nuevos objetivos | el corredor nocturno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s