Ya soy MARATONIANO (III). El análisis de la carrera.


La semana previa a la carrera me la tomé con tranquilidad, con trotes de pocos kilómetros suaves y descansando todo lo posible, a pesar de que tuve que pasar dos días fuera de casa por temas laborales.

Me preocupaba más el cómo responderían muscularmente las piernas en carrera que  mi capacidad aeróbica para mantener el ritmo durante los 42 kilómetros, por lo que decidí tomarme muy en serió los temas de hidratación y alimentación previa a la carrera.  Me hice con el pack completo de Overstim,s y seguí todos los consejos a rajatabla.

Los tres días anteriores a la carrera estuve bebiendo el preparado de Malto antioxidante, el día de la prueba desayune el pastel energético  Gatosport y llegue a la línea de salida con mi bebida de precompetición y mi cartuchera de geles. ¡Menudas pintas de novato!

Al principio me parecía excesivo un gel cada cinco kilómetros, pero lo cierto es que luego me vinieron bien, por un lado te entretienen, por otro te obligan a beber y debieron cumplir su función porque en ningún momento note ninguna señal de agotamiento por falta de glucógeno muscular.

El planteamiento de carrera fue conservador desde el primer momento: a correr por sensaciones sin preocuparme mucho del ritmo y con las pulsaciones controladas.

El miedo a  como me respondería el cuerpo en los últimos kilómetros hizo que no forzara el ritmo en ningún momento, incluso en la parte de perfil mas favorable de la carrera. Cada cinco Km me tomaba el gel correspondiente, bebía media botella de agua y me refrescaba la nuca y la cabeza con el agua sobrante.

Analizando los ritmos de carrera me doy cuenta de que hice la primera media a un ritmo de 5:13 min/km con ritmos mas lentos hasta el km 10 (5:19) y algo mas vivos del km 10 hasta la media (5:09). A partir de la media maratón el ritmo aumenta ligeramente hasta una media de 5:09 en el km 25 y manteniendo el ritmo medio mas o menos estable hasta el final, cruzando la meta con un promedio de ritmo de 5:11. Obviamente los tramos de descenso son los mas rápidos: del km 20 al 25 a un ritmo de 5 min/km y del 30 al 35 de 5:05. El ritmo de estos tramos se compensaba con la reducción de velocidad en los tramos de subida: del 25 al 30 a 5:16 min/km y del 35 a 5:19.

Los subidas finales y la acumulación de kilómetros se notaban pero en ningún momento tuve sensación de ir a tope o desfondado y el hecho de ir adelantando corredores con ritmos mas lentos o con problemas musculares me iba animando. Pase la media maratón en el puesto 4142 y crucé la meta en la posición 2957

Las piernas respondieron bien en todo momento, el sistema cardio-respiratorio funciono de manera eficiente hasta los kilómetros finales donde si hubo un ligero y lógico aumento de pulsaciones y de cabeza fui bien durante toda la prueba.

El entrenamiento dio sus frutos y mi primera experiencia en un maratón me dejó un buen sabor de boca, que en los días siguiente todavía fue en aumento al no encontrarme con grandes molestias musculares, lo que todavía me dejo más sorprendido de mi capacidad de recuperación.

¡Todo genial!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Carreras. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ya soy MARATONIANO (III). El análisis de la carrera.

  1. Charli dijo:

    Creo que la recuperación dice mucho de como ha ido la carrera, si la recuperación ha sido la correcta y sin molestias es que lo has hecho bien.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s