Punto y seguido: Balance de la temporada de primavera y nuevos objetivos


Con la 10K de Zaragoza dí por concluida mi participación en carreras durante la primera parte de la temporada 2012.

Este ha sido el año de mi debut en el maratón, atreviéndome con uno de los catalogados como duros, el  Rock ‘n’ Roll Madrid Maratón y alcanzando el doble objetivo de acabarlo y hacerlo con buenas sensaciones.

Desde Navidad toda la preparación la orienté hacia el maratón corriendo algunas carreras pero con el objetivo de complementar los entrenamientos para conseguir culminar con éxito mis primeros 42K.

En enero me estrene también en el mundo de las lesiones con unas molestias en el glúteo que tras unas semanas de reposo y unas sesiones de fisio se superaron sin poner en peligro la preparación del objetivo de la temporada. A finales de mes con la 10K del Roscón comprobé que la lesión ya estaba superada.

En febrero participé en un cross por que me apetecía probar la experiencia y en marzo en dos carreras de iniciación a las pruebas de montaña: la Carrera de Alcaine y la Carrera del Ebro.

Por fin llegó abril y pude culminar con éxito mi primera participación en un maratón dejándome un buen sabor de boca y una gran satisfacción por haber podido superar el reto y sentirme maratoniano.

Tras el maratón participe en la Media Maratón de Zaragoza, acabando también con buenas sensaciones a pesar de no haber hecho una preparación específica y en la Carrera sin Humo, en la que iguale el tiempo real de mi marca de 5 Km sin haber entrenado apenas sesiones de velocidad.

Las buenas sensaciones de estas últimas carreras me animaron a intentar mejorar mi marca del diez mil en la 10K de Zaragoza. Pequé de optimismo. Lo cierto es que con el objetivo de la temporada cubierto, aunque de piernas iba bien, mentalmente estaba cansado y me costaba motivarme para las sesiones de entrenamiento de calidad a medida que progresivamente el mercurio de los termómetros se disparaba con el aumento de temperatura.

La escasez y deficiencias de los entrenamientos dificultaban el objetivo de mejorar la marca en la distancia en la que presumiblemente tengo cierto potencial de mejora extrapolando mis tiempos en 5K y en media maratón.

En resumen: reto del maratón superado y me quedo con las ganas de acercarme a los 40 minutos en un 10K.

El verano me lo tomaré con tranquilidad a nivel de entrenamientos y competiciones, si acaso algunas carreras de montaña si puedo encajarlas con mi calendario de vacaciones, algo de bicicleta y rodajes cuando no apriete la calor para mantener un mínimo nivel de capacidad aeróbica.

Para el otoño  ya tengo decididos dos nuevos retos:

Si participo en algunas medias de otoño, no me las tomaré como carreras objetivo sino como preparación para la Behobia.

A ver como se me da la segunda parte de la temporada.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Balance y objetivos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s