La vida es un maratón de sentimientos y pensamientos


pensarsentiractuarEn el maratón, como en la vida, hay que encontrar el justo equilibrio entre el sentir y el pensar para avanzar y alcanzar la meta.

Si te dejas llevar por los sentimientos, por las emociones, puedes tomar decisiones equivocadas basadas en la euforia o el desánimo del momento.

Si intentas que solo lo racional controle tus decisiones puedes cometer errores de bulto ante la imposibilidad de controlar racionalmente todas las variables ambientales e internas. Y aunque consiguieras controlar todos los aspectos ambientales externos y las indicaciones físicas que el cuerpo lanza a la mente, faltaría tener en cuenta toda las señales que desde el plano emocional juegan un papel decisivo para tomar las decisiones adecuadas en cada momento en los diferentes lugares por los que discurre el camino hacia la meta.

A veces estas cansado pero te sientes bien, en otras ocasiones te sientes sin fuerzas cuando no hay razones físicas aparentes para ello. El maratón, como la vida, es muy largo y pueden pasar muchas cosas mientras avanzas hacia la meta.

Pensamiento-emoción-conductaLa clave es tener una mente capaz de integrar emociones y datos de la forma adecuada para tomar las mejores decisiones en cada momento. Esto es mas fácil de decir que de hacer, pero tenemos la ventaja de que como el camino hacia la meta es largo podemos tener varias oportunidades para corregir nuestro ritmo o, si es el caso, nuestro rumbo.

Antes de la salida de un maratón predominan las emociones, las ilusiones, las expectativas, los miedos al fracaso,…

Los primeros kilómetros suelen ser racionales, con la mente controlando la euforia de las emociones que quieren acelerar nuestro cuerpo.

Al tiempo se alcanza un equilibrio sosegado en el que los sentimientos y los pensamientos alcanzan una relativa calma.

mc_img_1_67Pero si el cuerpo responde bien, el corazón nos acelera el ritmo y la mente tiene que hacer grandes esfuerzos para no dejarnos llevar por esa sensación de euforia cuando todavía falta mucho para alcanzar la meta.

Las sensaciones en el tramo final del maratón son imprevisibles. Si todo va bien mente y cuerpo se retroalimentan y todo va rodado.  Si te sientes mal, la mente lanza ordenes para frenar, cuando no parar, al cuerpo. Es en este momento cuando debes tomar conscientemente el mando de las operaciones, si quieres avanzar hacia tu objetivo.  La mente tiene que ordenar al cuerpo que no pare a pesar de todas las señales de alarmas físicas que recibe y el cómo te encuentres emocionalmente en esos momentos suele ser mas decisivo que las sensaciones físicas que lanzan tu cuerpo.

Cuando tienes la meta a tu alcance, lo hayas pasado bien, mal o regular en los momentos anteriores, las sensaciones físicas del cuerpo casi desaparecen y todo son emociones. Y los maratonianos de alegrías y tristezas tenemos muchas vivencias.

agora-posso-sentir-portada

Si todo esto pasa en el tiempo en el que somos capaces de correr 42 Km, cuantas emociones, sensaciones, pensamientos nos quedan por vivir en nuestro caminar por la vida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Carreras. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s